96 Aniversario Asociación Vecinal Empalme Graneros

12 de Agosto 1923/2019

Entrevista al presidente de la Vecinal Empalme Graneros, Osvaldo Ortolani,
con motivo de celebrarse el 96 aniversario de su fundación.

¿Qué es una Vecinal?

Osvaldo Ortolani – Una Vecinal, legalmente es una asociación civil, un grupo de personas que se asocian para un fin determinado, pero es mucho más que solamente una definición, porque es la historia del barrio mismo, en sus 96 años de trabajo fue y es el corazón mismo de su crecimiento, sus angustias, padecimientos y sus luchas. Porque una Vecinal somos nosotros, el vecino común, no somos el Estado, la Vecinal es la voz del vecino frente al estado, lo que dice que no siempre sea escuchada.

Pero…¿La Vecinal, que función tiene?

O. Ortolani – Imposible enumerarlo, porque cada una de las personas que pisan ese pasillo que son más de mil diariamente, busca o encuentra un mundo, un médico, una emergencia, un estudio que te guía para un tratamiento o una ecografía para ver a su hijo por nacer, un taller (hay más de 30, más de 500 personas participan), alguien canta, toca la guitarra, aprende idiomas, otros hacen deportes, manualidades, arte, estudia, aprende, lee un libro en la Biblio, busca información en una compu, otro tiene apoyo escolar, secundario o universitario…nos encontramos vecinos de todas las edades…como dicen los chicos de la Biblio…”Un lugar en el mundo”. Porque creemos que podemos hacer un mundo mejor y lo hacemos cada uno de nosotros. Hacemos hincapié y trabajamos para ello, en afianzar fuertes lazos de pertenencia.

¿Cobran por trabajar en la vecinal?
O. Ortolani – Los empleados y los profesionales sí, son trabajadores a los que se les respetan todos sus derechos, pero los integrantes de la comisión y las subcomisiones no, son cargos ad honorem, algunos le brindan muchas horas, algunos menos, las que se puede, personalmente estoy muy orgulloso de todo el grupo humano que hace a la Vecinal, hasta el que solo paga la cuota societaria, está ayudando y mucho, porque la institución se mantiene gracias al aporte de los asociados, no recibe sustento del estado.

Contanos cuales fueron tus mayores orgullos de los logros conseguidos

O. Ortolani – El más grande y no es un logro, fue la suerte de haber nacido en Empalme y ser el hijo de Lalo y haber compartido tantas tarde con él en su sueño, que fue Gimnasio ORO, tener los amigos que tuve y tengo, haber formado parte de las luchas contra las inundaciones presidiendo NUMAIN, toda una gesta en la historia de Rosario, las luchas y los logros. Ser concejal de Rosario, formar parte del equipo que cambió los paradigmas de la gerontología en la provincia y el país, cuyo origen naciera aquí en nuestro barrio.

¿Qué sueños tenés?

O. Ortolani – Los mismos que tenía cuando hablaba con mi abuelo Setimio, que nació en la misma casa donde hoy vivo con mi familia, allá en el año 1900, o con mi viejo, el querido Lalo, o con Don Ottone o Don Polichisio, soñábamos un barrio grande, de gente buena, que no tenga inundaciones, que tenga seguridad, transporte, cloacas, gas, agua potable, escuelas, biblioteca, salud al alcance de todos, calles pavimentadas, muchas de estas cosas se fueron logrando, muchas quedan por hacerse. Compramos con mucho esfuerzo un hermoso terreno, soñamos construir salones para hacer más deportes, vamos a necesitar el compromiso de muchos.

¿Qué te hace seguir y que te da orgullo?

O. Ortolani – Uhyyy tantas cosas, el abrazo de los chicos especiales que participan de nuestra escuelita, el beso de las chicas de tercera edad cuando salen felices, de gimnasia, yoga, taller de memoria, idiomas o compu, el orgullo de los chicos y los profe de danzas o kung Fu, cuando traen un trofeo después de representarnos, la alegría de toda la familia cuando vienen a ver la eco del bebe por nacer, el orgullo del papá con la ropa sucia de haber trabajado todo el día y acompañar a su hijo a la Biblio y te diga que es ”Para que estudie y tenga una vida mejor”. El poder visitar las escuelas del barrio y ver el esfuerzo enorme que hace el docente, para contener, dar cariño y hacer un futuro, saludar a los “muchachos” de cada club, recorrer el barrio para ver donde hay un problema, escuchar las radios de los vecinos con una cumbia, un chámame, una polca o un tango. Me preguntas. ¿Qué me hace seguir?…si te cuento…el poder seguir caminando por las calles y escuchar un saludo fuerte de una vereda a la otra…!!!Chau Lalin!!…creo que con solo eso, soy feliz.

Corresponsal Noelia Torres

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*