Asalto a la Vecinal Empalme a plena luz del día

pistola (5)Nos preguntamos que tan intimidante es la presencia policial en Empalme Graneros para disuadir a la delincuencia.
Razonemos lo siguiente:
Si dos ladrones a cara descubierta asaltan una institución en una de las avenidas más comerciales de la ciudad, con tránsito de todo tipo de vehículos y ante la vista de 30 personas, y a plena luz del día, nos preguntamos: ¿qué queda para el resto del barrio?

¿qué queda para las zonas menos transitadas y oscuras de Empalme Graneros?
Cuando la delincuencia actúa con impunidad, hay un sistema debilitado que le ha dado paso.
Los gobernantes de Rosario deberían leer esta noticia y replantearse cómo proteger a este barrio
con planes a largo plazo, tanto de la delincuencia en sí cómo del narcotráfico que genera más delincuencia. Ya han sido este año robadas escuelas en nuestro barrio y ahora le tocó a la Vecinal.
En resumen, la delincuencia ya afecta desde antes los hogares y la vía pública de Empalme Graneros, y ahora van por las instituciones educativas y médicas. ¿No es ya demasiado?

__________________________________________________

NOTICIA DEL DIARIO LA CAPITAL (27 de Agosto 2014)
Por Claudio Berón / La Capital

08-27-PL3201--bendetto.jpg_88717827Una conocida entidad social y vecinal de Empalme Graneros fue escenario ayer de un violento robo. En el lugar había unas treinta personas además de los empleados, un médico de guardia y docentes de una escuela popular que funciona allí. Los ladrones le dieron un culatazo a la secretaria de la entidad y varios golpes al profesional para llevarse 2 mil pesos y pertenencias de las dos empleadas.

A las 14.30 dos jóvenes pararon su moto Honda YBR roja en la puerta de la vecinal de Juan José Paso al 2400, un edificio con amplios ventanales por los cuales se pueden apreciar los movimientos internos de la entidad. Uno de los hombres se quedó en la puerta y el otro entró.

Una vez adentro, el ladrón empuñó un arma de fuego en actitud amenazante. «El muchacho era alto y flaco, pero parecía que la ropa le quedaba grande. Estaba nervioso, pero no parecía drogado ni nada», contó Silvina, una de las empleadas que se encontraban en la oficina de la vecinal cuando ocurrió el atraco.

Un culatazo. La mujer, ya más tranquila, relató que «el larón entró con una 9 milímetros en la mano, el arma era negra y con una cinta roja o celeste, no recuerdo. A Verónica, la secretaria, le dio un culatazo que le cortó la cabeza. Y tanto al médico de turno, Guillermo, como a mí, nos dijo que nos tiráramos al piso», recordó.

En tanto, en el lugar había unas treinta personas esperando ser atendidas por el médico, hacer trámites en la vecinal o bien asistir a una escuela popular para adultos que funciona en el edificio. «La gente estaba inmóvil, lo primero que le dijo este pibe a todos es que si se movían nos mataban, pero varios no los escucharon y se fueron a las corridas para así escapar por una puerta trasera que da a una calle lateral», aseguró Silvina.

En esos pocos minutos, entre su entrada inesperada y la reacción de la gente que estaba esperando, el maleante le pidió a las dos mujeres sus carteras. A Silvina pudo robarle «1.600 pesos y unas chucherías», según contó ella misma; y a la otra empleada le sacó «20 pesos que tenía en el bolsillo y otros 400 pesos que había en la caja de la vecinal, porque acá casi nunca hay mucha plata» aseguró Silvina. Luego el ladrón salió por el mismo lugar y junto a su cómplice escaparon por Juan José Paso en dirección al oeste

El presidente de la entidad es un histórico dirigente social de Empalme Graneros, Osvaldo Lalín Ortolani, quien sostuvo que «si bien no nos robaron mucho, esta es una vecinal que se hace con mucho esfuerzo, los médicos cobran muy poco y todo es a pulmón. La verdad, es desalentador», concluyó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*