¿Cuándo realizar una audiometría?

La audiometría es una prueba de audición que permite conocer la capacidad que tiene una persona para escuchar los sonidos. Evalúa el correcto funcionamiento del sistema auditivo; nos indica si la audición está alterada en la trasmisión del sonido (hipoacusia de conducción o trasmisión) o relacionada con el sistema nervioso (hipoacusia perceptiva o neurosensorial) o en ambos casos (hipoacusia mixta). Es un estudio que requiere de poco tiempo. El paciente debe situarse sentado dentro de una cabina insonorizada o caso contrario, el equipo (audiómetro) incluye unas cúpulas que insonorizan el ruido externo. Se colocan auriculares y se prueban diferentes tonos e intensidades en cada oído por separado. El paciente debe indicar con un movimiento de la mano que puede oír el sonido. Por eso, es una prueba subjetiva ya que requiere de la participación del paciente para obtener una respuesta ante la estimulación auditiva. Se recomienda realizar una audiometría a todas las personas en que se sospeche una pérdida de audición. También se recomienda aunque no haya sospecha someterse a dicho estudio para detectar una pérdida de audición a tiempo. Cuándo debo realizar la audiometría, en los siguientes casos:

-Dificultad para escuchar y comprender una conversación.
-Lenguaje poco inteligible.
-Dificultad para mantener la atención.
-Retraso escolar y bajo rendimiento.
-Hablar gritando.
-Subir el volumen de la televisión y/o radio.
– Presencia de zumbidos en los oídos (acúfenos).
-Presencia de infecciones tes en los oídos (otitis).
-Riesgo hereditario de padecer una pérdida de audición. F Trabajar en ambientes ruidosos.
-Sospecha de sordera temporal o permanente por diferentes motivos; ayuda al diagnóstico de la hipoacusia y orienta hacia la causa de la misma.
-Mayores de 65 años para detectar a tiempo déficits de la audición.

El diagnóstico auditivo nos permite conocer el grado de pérdida auditiva (umbral de audición) y el tipo o topología de la lesión (conductiva, perceptiva o mixta) Los resultados se obtienen en el mismo momento de hacer la prueba. (audiograma) Una audiometría se considera normal cuando vía aérea y ósea están entre 0 y 20 decibeles. Pérdida de audición leve umbral entre los 20 y 40 decibeles. Estas personas tienen dificultad para escuchar o entender lo que se les está hablando a cierta distancia con cierto nivel de ruido de fondo. Dra. Claudia Cicconiv Lic. en Fonoaudiología. Mat. 1309/2º Pérdida auditiva moderada entre los 40 y los 60 decibeles. Imposibilidad para seguir una conversación normal si existe ruido de fondo, puede ser manifiesto cierto grado de aislamiento. Pérdida auditiva severa umbral entre 60 y 80 decibeles. Dificultad para escuchar lo que se está diciendo en todas las situaciones. Pérdida auditiva profunda umbral de más de 80 decibeles. No perciben ningún tipo de sonido a su alrededor, aunque se les grite. Es fundamental para limitar las consecuencias, el diagnóstico temprano para determinar la orientación terapéutica ya que la falta o disminución de la audición tiene implicancias directas sobre el desarrollo psicológico, intelectual y social.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*