Derechos del adulto mayor

Debo decir que ya existen bibliotecas enteras referidas a éste tema, por lo que no tendría mayor sentido dilapidar nuestro tiempo para referirnos a lo ya escrito, pero en este artículo quisiera abordar otras miradas y me encantaría que agreguen mis estimados e inteligentes lectores sus discrepancias o problemáticas no explicitadas por mí. En primer lugar vamos a intentar una definición del término derecho, tratando de ser muy breve y didáctico porque de esto se viene hablando desde Sócrates y Platón y antes también porque involucra todas las aristas del estudio del pensamiento humano. Entonces podríamos decir que es el respeto a un conjunto de condiciones éticas y morales inherentes a la condición humana y por lo tanto se ubica por encima de las leyes; y constituye el derecho natural. Así podemos decir que es derecho a la vivienda digna con todas las condiciones de confort y habitabilidad elementales como vestimenta, alimentación, luz, gas, agua potable, recolección de residuos, cloacas iluminación y ventilación naturales, acceso a un servicio de salud público o privado pero eficiente y con acceso fácil e ilimitado, contar con un ingreso de dinero que le permita vivir en situación digna y todas las condiciones de seguridad y comunicación que le permitan vivir sin miedo.

Pero todo esto que refieren los miles de trabajos que existen al respecto puede y debe aplicarse a todos los seres humanos independientemente de la edad porque si no estaríamos haciendo una discriminación positiva. Por lo tanto voy a intentar una descripción desde la mirada específica en el adulto mayor y entonces incluyo el derecho a: – Decidir cuándo y en qué forma cesar su actividad laboral dándole la posibilidad de hacerlo gradualmente para que sea menos traumático, porque debemos tener en cuenta que el trabajador o trabajadora han pasado más tiempo útil en el ámbito laboral que en su casa y requiere un período de adaptación en ambos lugares.

– Acceso a programas de capacitación en informática con docentes especializados en gente mayor porque son más lentos los tiempos y es un idioma nuevo, pero le puede ser imprescindible en su futuro para integrarse al ámbito social y familiar.
– A denunciar situaciones de violencia, acoso o maltrato físico o psíquico, fundamentalmente dentro de su hogar porque actualmente y gracias a leyes de avanzada en tercera edad la casi totalidad de mayores, cuenta con uno o dos haberes mensuales con actualización automática que pasan a ser un botín muy apetecible. (Por ej. hoy es lamentablemente frecuente, falta de dinero, adicciones en la familia, etc.).
– A no ser discriminado porque tiene alguna secuela física por la edad o por las limitaciones propias de algunas afecciones de salud, porque es más lento y lo hacen sentir que estorba en todos lados.
– A decidir qué hacer con su tiempo y su vida priorizando las actividades que promuevan su bienestar, o tener la opción de ocuparse de él y no del cuidado de nietos, casa, negocio o lo que sea aunque parezca muy egoísta y antipático pero debemos recordar que ya trabajó demasiado como para obligarlo a que lo siga haciendo pero fundamentalmente que está en el último tramo de su vida y viajar o hacer actividad física o concurrir a los diversos talleres le dan mejor calidad de vida y lo liberan del estrés que le producen estas obligaciones. Por lógica las actividades que disfrute le van a agregar vida y años y las otras le van a impedir hacerlas con todas las consecuencias negativas que esto conlleva.
– A asesoramiento legal, de servicio social o los profesionales especializados que cada caso en particular requiera.
– A una atención médica de jerarquía con calidad científica y calidez y contención emocional porque cuando consulta busca tanto que traten de curar sus dolencias como que alguien lo escuche y le dé un gesto de cariño con una palmada, un beso, abrazo o mínimamente una sonrisa.
– A ser escuchado y respetado, por todo lo que ya dio pero fundamentalmente para no ser desvalorizado ni discriminado porque este ser humano, que tiene este presente, deteriorado o simplemente envejecido fue el mismo que sacrificó sus mejores años y todas sus energías para cuidarnos, atendernos y desvelarse ante cada una de nuestras dolencias, enfermedades y necesidades.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*