DÍA DEL INMIGRANTE

Un día, hace mucho, cuando estaban en su tierra natal, un nuevo reto golpeaba sus mentes, saltar al gran océano, saltar a la aventura, saltar a la esperanza. Perseguidos por las guerras, por el hambre o corridos simplemente por el afán de encontrar un nuevo mundo. “Fare l’ America e dopo torneró” (hacer la América y después volveré) dijo algún nono gringo y partieron para la América, italianos, españoles, portugueses, sirios libaneses, alemanes, yugoslavos, turcos y polacos. Hacer la América y volver, solo un sueño porque casi nadie volvió, porque aquí crecieron, aquí se hicieron y aquí algún día dejaron de existir, con la ilusión, con el recuerdo de su pueblo natal.

¡Oh, Argentina, tierra de pujanza, tierra fértil, tierra de esperanza! “! Rosario, es el lugar, un gran puerto, que nos lleva a la mar” “Más tierras fértiles para poder trabajar” “En Empalme Graneros decidimos, nuestras raíces echar” Y esos gringos venidos de la vieja Europa, venidos en algún antiguo vapor de segunda clase se echaron a la mar. Abrieron un surco en estas tierras vírgenes, sembraron maíz, flores y alfalfa; hornearon ladrillos, cuidaron vacas, anduvieron en carros, pusieron negocios, trabajaron en Drysdale (la primer fábrica en el barrio), trabajaron en el ferro, mientras el sudor de su frente mojaba este suelo. Sus hijos crecían entre pájaros y campos; levantaron sus casas con fe y trabajo, mientras criaban a sus hijos con amor y esperanza. Levantaron sus muebles cuando el agua venía, empezaron de nuevo con más alegría y aquí se mezclaron en fusión muy rara, gallegos y gringos, turcos y polacos.

América grande, crisol de razas, y más inmigraciones a nuestro Empalme llegaron, estas últimas del norte, de nuestra misma Argentina a buscar lo mismo que los anteriores, un poco de pan, de trabajo, de esperanza y fino el chaqueño, el formoseño, el correntino, vinieron todos para hacer su destino y Empalme Graneros, hoy hijo de todos ya se cree grande.

 

Osvaldo Ortolani
Presidente Asociación Vecinal
Empalme Graneros

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario