El parto mas traumático y doloroso

Cuando el transcurrir de la vida nos dio el tiempo suficiente para poder transitar la etapa de la reflexión y más aún si se ha tenido la suerte inmensa de haber poseído todo tipo de inquietudes; sin querer ser un mero espectador sino por el contrario tener el convencimiento que ésta es la peor actitud frente a la vida. Cuando incluso siendo consciente de las propias limitaciones uno cree y siente que al menos tiene la obligación de intentar hacer algo para modificar un rumbo que a todas luces es un camino desquiciado.

Cuando se ha tenido la suerte de poder hacerse algunos cuestionamientos y se ha tratado de hallar las respuestas apelando en primer lugar al propio razonamiento lógico y luego sí acudir al torrente de información de sociólogos, antropólogos, filósofos, historiadores, poetas, sabios y locos para dilucidar si estamos en lo correcto. Cuando la vida y el destino lo fue llevando por innumerables caminos y pudo detenerse un instante para mirar a los ojos, poder tocar con sus propias manos al otro y encontrar a un ser humano con su historia, padecimientos y alegrías, y además se lo escucho e intento comprender. Ahora bien; habiendo tanta gente con valores y teniendo un país tan rico ¿qué nos pasa que nunca podemos arrancar? Me arriesgo pues a intentar un pequeño análisis.

El virreinato del Rio de la Plata es creado en 1776 el mismo año de la independencia de EEUU y 13 antes de la revolución francesa. Tiempos en que Europa comenzaba la revolución industrial y a nuestras latitudes les tocaba el acotado margen de producir materia prima. La esclavitud dejaba de ser negocio para el nuevo modelo global, aparecía el trabajador y por ende, “La explotación” Llega la revolución de Mayo, los sueños de Libertad, pero ¿de quién? y ¿Para qué? El 9 de Julio de 1816 se declara la independencia de España, pero 10 días después recién se la declara “de cualquier poder extranjero, o sea no todos querían Patria.

Desde allí creo que comienza “La Grieta” En 1806 habíamos expulsado las invasiones inglesas pero muchos estarían más cómodos si los invasores no hubiesen sido rechazados .Desde ese día la disputa Patria o colonia. Belgrano, gran estadista y economista diría” No vendamos cueros, exportemos, botas y zapatos” porque producir libera, humildemente creo que esa grieta no es solo en nuestro país, sino tal vez en toda Latinoamérica y el mundo pobre. Como decía Galeano en su obra “Las venas abiertas de Latinoamérica” ¿Por qué Argentina, Uruguay y Brasil invaden y masacran al pueblo hermano de Paraguay? Solamente porque estaba dedicándose a la industria pesada, Inglaterra no lo permitió. Por el mismo motivo que luego cayeran gobiernos radicales y peronistas cada vez que estos defendieron los intereses nacionales a los foráneos. Creo que ese fue el comienzo de la grieta, el sueño de países distintos, uno solamente agroexportador, para unos pocos, el otro, de producción, agrícola, ganadero, industrial y tecnológico con valor agregado que les de trabajo a todos.

Pero nosotros, el pueblo, todo somos la parturienta que está pujando entre desgarradores gritos de dolor, para dar a luz la criatura llamada PATRIA. “Debemos arrojar a los océanos del tiempo una botella de náufragos siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas que nos sobrevivirán: que aquí existió un mundo donde prevaleció el sufrimiento y la injusticia, pero donde conocimos el amor y donde fuimos capaces de imaginar la felicidad.” (Gabriel García Márquez)

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*