Historia de las cloacas en Empalme Graneros

La obra en el barrio dejó cientos de zanjas tapadas, y casas inundadas cada vez que llueve. La ruptura de todo el pavimento y puente. Y dado que no hubo inspección, en especial, en el compactado de la tierra, vuelven a hundirse metros y metros de ese mal mejorado que pusieron.

A nuestro barrio todo, pero todo siempre le costó mucho realizarlo. Entre esas tantas cosas “las cloacas”. Siempre se excusaron para postergarnos; hace muchos años ya peleábamos por el pavimento definitivo con cordón cuneta, el motivo de no hacerlo era que no teníamos cloacas; las cloacas no se hacían porque no existían las troncales, y las troncales no se hacían porque faltaba la estación de bombero, y gastar tanto en nosotros “no era prioridad”. A la ciudad no le correspondía, para la provincia había otras prioridades y así nos tomamos un colectivo y nos fuimos a Buenos Aires donde atiende Dios. Nos recibe el directo Nacional del ENOSSA donde exponemos nuestra problemática, nuestra historia, nuestras inundaciones y nuestra marginación. Después de doce reuniones en Buenos Aires y en la Provincia, se llama a licitación de la obra y se realiza. Quedaba nada más que el tendido no domiciliario. Pero, nuevamente, para el gobierno provincial no éramos prioridad, consultamos y averiguamos nosotros, NOSOTROS, no el Estado provincial que la Nación tenia disponible subsidios a municipios y gobiernos provinciales para solventar módulos para la instalación de dichas redes (en el país se otorgaron 5.000 de es- tos subsidios en algunos casos las comunas pagaban alguna diferencia si el costo era mayor y hacían más conexiones si le sobraban).

Aquí en Empalme Graneros la concreción de la obra, utilizando ese subsidio, se le adjudica a la empresa OBRING. A los pocos meses abandona la obra dejando un desastre la zona donde intervino. Otra vez decenas de reuniones, esperas y desentendimientos por parte del gobierno provincial hasta que logramos una nueva licitación. Hete aquí la sorpresa y “las casualidades de la vida”, la licitación la gana OBRING, la misma empresa que ya nos había abandonado. Este año, se dio por concluida dicha obra. Trabajo realizado sin ninguna o escasa inspección por parte del Estado, obra que dejó ciento de zanjas tapadas, lo que a su vez produjo cientos de casas inundadas cada vez que llueve. La ruptura de todo el pavimento y puente. Y dado que no hubo inspección, en especial, en el compactado de la tierra, vuelven a hundirse metros y metros de ese mal mejorado que pusieron.

Aguas Provinciales aumentó en estos últimos diez años entre el 1.000 y el 2.000 % el costo del servicio de agua, una vez habilitada la obra por el simple hecho de pasar el caño por la puerta de cada casa, se abona el doble de lo que se pagaba anteriormente porque se le cobra el costo del servicio cloacal. A eso, alegremente, el Estado le envía a cada vecino el costo de la colocación del caño de 20 cm de diámetro que representa el tendido no de red con un valor entre los $5.000 a $12.000 si se paga de contado, o sino en pagos de 24 cuotas con intereses usurarios.

Esa es la situación actual, seguiremos reclamando y como dijimos al principio, siempre, siempre, cada obra que se realiza son cientos de confrontaciones y reclamos ¿Por qué debe ser así? ¿Por qué siempre hay otras prioridades? ¿Por qué tanta desidia?

Tal vez este sea nuestro destino, pero como reza el cartel colocado en la puerta de nuestra vecinal con motivo de la lucha por las inundaciones “EMPALME NO SE RINDE”.

 

Osvaldo Ortolani
Presidente Asociación Vecinal
Empalme Graneros

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*