La educación ambiental como herramienta transformadora

Cuando hablamos de medio ambiente nos referimos al conjunto de relaciones naturales y artificiales que se dan en determinados contextos, es todo aquello que nos rodea, el entorno que afecta y condiciona nuestra vida cotidiana.

A diario decimos, leemos o escuchamos algunas frases como las siguientes: “caen 4 gotas y nos inundamos” “el calor no se aguanta más, la calle es un horno y dentro de las viviendas sin aire acondicionado es imposible vivir” “está todo lleno de basura, faltan contendedores o si están la gente igual arroja los residuos fuera de ellos” “en mi barrio el agua llega a cuenta gotas”.

Podría seguir enumerando muchas más y usted. Lector/a tendrá otras para aportar. La pregunta es ¿cómo transformar la queja en una posibilidad concreta de cambio, de transformación?.

Un primer paso es poder entender que esta problemática es producto de la difícil situación ambiental que transitamos desde hace años y que se profundiza cada vez más.

Cuando hablamos de medio ambiente nos referimos al conjunto de relaciones naturales y artificiales que se dan en determinados contextos, es todo aquello que nos rodea, el entorno que afecta y condiciona nuestra vida cotidiana.

De esta definición debemos interpretar que somos un eslabón más en este medio ambiente que vemos cada vez más deteriorado.

Conscientes de la problemática ambiental que nos atraviesa y sabiendo que somos parte creemos que hay un camino a recorrer desde la educación. Pero también comprender que la educación no se limita a un espacio áulico institucional, porque pude ser trabajada en la diversidad de instituciones que hay en el barrio con la participación de los vecinos.

Esta transformación ambiental debe concebirse como un espacio de reflexión que me permita apreciar en primer lugar que estoy haciendo para que el medio ambiente no sufra las consecuencias de malas decisiones. Se trata de convertir esa queja que nos detiene, que no nos permite en avanzar, en propuestas colectivas que nos den mayor calidad de vida.

En esta tarea intervienen múltiples factores, pero la primera es pensarnos como parte de la solución y no quedarnos en el problema.

Darnos la oportunidad de que florezca el deseo de modificar ciertos hábitos y conductas que nos llevan a vivir en entorno más habitable.

Desde Promotores Ambientales estamos en ese camino, conversando con referentes instituíosles del barrio, con expertos en la materia de diferentes entidades públicas y privadas, pensando propuestas posibles y sustentables que puedan desarrollarse a través de talleres y seminarios con todos aquellos que deseen transformar su mirada hacia la problemática ambiental que no nos permite vivir dignamente.

En este camino vale decir que hemos descubierto que hay muchas instituciones barriales que están aportando del algún modo por un cambio positivo, pero creemos necesarios que esos esfuerzos individuales deberán pensarse como propuesta de construcción colectiva, no excluyente.

Nuestro principal objetivo es que el Promotor ambiental pueda contar con las herramientas necesarias para poder transformar en el vecino esa queja constante en una posibilidad de aplicarlas y así lograr un contexto más vivible.

Equipo Promotores Ambientales:
Ing. Civil Jorge Gómez. Ing. Ambiental Victoria Guasone. Prof. Alberto Gimenez Coordinador Regional.CAEBA, Psicólogo Marcelo Cabeza

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*