Las incontinencias

Somos amos de lo que dominamos y esclavos de lo que nos domina.

Con esto quiero significar que se trata de un problema de incapacidad total o parcial para dominar nuestros actos. Podemos hacer una larga lista de los múltiples y variados tipos de incontinencia Yo intentaré enumerar las más frecuentes pero seguramente ustedes podrán agregar algunas que he omitido. Hablaremos entonces de incontinencia fecal cuando se pierde el control del esfínter anal y urinaria si se pierde el control de los músculos detrusores. Las causas pueden ser neurosiquiatricas u orgánicas y éstas por lesión en la corteza cerebral o en el nervio periférico e incluso en el músculo efector por lesión o perdida de fuerza.

Están también las perdidas de control de grupos musculares y nos encontraremos moviendo repetitivamente los brazos o manos e igual con las piernas; o los conocidos tic nerviosos. En la esfera sexual esta la eyaculación precoz o la necesidad compulsiva de tener sexo en cualquier momento y circunstancia. Un gran capitulo lo constituyen los trastornos de ansiedad y más aun los trastornos de alimentación con casos extremos como obesidad, delgadez; anorexia y bulimia o el drama de la obesidad mórbida. Como deslicé al comienzo de la nota se puede tratar de trastornos de conducta cuando depende de la esfera volitiva (de la voluntad) o de causas orgánicas en cuyo caso la cura puede ser muy dificultosa o imposible. Las incontinencias Por lo tanto quisiera dedicar el resto del artículo para aportar alguna ayuda en lo que si se puede intentar algún tipo tratamiento y dentro de éstos referirme a las conductas adictivas y otra grave incontinencia que es la verbal.

La conducta adictiva es una compulsión que a diferencia de lo impulsivo es imposible de controlar o dominar. Yo puedo tener el impulso de gritar, gesticular, fumar, tomar, comer, o hacer algo indebido y puedo dominarlo; esta todo bien y no pasa nada, pero yo sé que no está rodo bien, ya que en reiteradas oportunidades, no puedo manejar dichos impulsos. Un alerta para consultar al profesional pertinente. Pero si la conducta es compulsiva, va a pasar que aunque yo sea consciente que lo que quiero hacer está mal y no debo hacerlo, llegado el momento lo termino haciendo igual, pese a saber perfectamente que al final me hará un daño orgánico, psíquico o económico e incluso legal y puedo terminar preso pero lo hago igual aunque se que me estoy humillando, degradando, perdiendo mi integridad y mi dignidad.

Lo mismo ocurre con la incontinencia verbal en la que no me funciona el freno aunque me hayan pedido que me calle porque ya estoy fuera de mí, y como un tren descarrilado puedo ir a parar a cualquier parte y generalmente no tiene retorno o aunque lo tenga la injuria ya está hecha. Las causas son muy diversas y vandesde la soberbia de creer que todo lo que digo es perfecto e inapelable hasta la aparición de circunstancias o de terceros que como dice un gran amigo “logran sacar lo peor de mi”, porque son verdaderos especialistas o porque yo creía que podía controlarlo y resulto que no era tan así. Dado que esta problemática es de extrema gravedad porque compromete la salud propia y de los convivientes; y que por su origen son generalmente irreversibles, tenemos que apelar a profesionales, grupos de autoayuda, a técnicas como el “solo por hoy”, como también evitar las compañías toxicas; y en la incontinencia verbal aprender a escuchar más que hablar y si dialogar.

Se aprende escuchando y no hablando. Todo esto se debe ir haciendo gradualmente porque tendrá menos reincidencias. Lo difícil es saber vivir porque vivir cualquiera sabe.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*