Los soplos

Los soplos son ruidos que el profesional detecta en el examen físico que nunca son normales aunque puedan estar presentes y no tener significado francamente patológico. A propósito del examen físico, me recordó que había una vez hace no demasiado tiempo y de hecho aún quedan algunos dinosaurios que lo recuerdan y lo practican; que cumplían con el protocolo de una consulta médica. O sea: saludaban al paciente y a continuación procedían al interrogatorio, luego realizaban el examen físico y en base al diagnóstico presuntivo indicaban los exámenes complementarios pertinentes. Voy a extenderme brevemente en cada uno de estos pasos.

El interrogatorio debe ser claro y conciso pero escuchando atentamente todo lo que dice el paciente porque puede hacer más efecto la actitud del médico que el medicamento y más aún en gente mayor que no viene tanto a buscar la cura milagrosa sino un oído contenedor. El examen físico debe ser lo mas minucioso posible dentro del escaso tiempo que en general se dispone pero no puede omitir jamás la inspección, palpación, búsqueda de pulsos y la auscultación. Solo un párrafo para referirme a la auscultación porque es mediante este examen que se detecten los soplos. Si bien es la base de la auscultación oír el corazón; no se deben omitir la auscultación de ambas carótidas, que son las arterias que van a llevar la sangre al cerebro; porque con este sencillo e incruento método podemos detectar un soplo carotideo ocasionado por una estrechez dada por depósito de colesterol en la pared interna de la arteria, que es la conocida aterosclerosis, que suele ser la causante más frecuente de accidentes cerebro vasculares.

Obviamente también se deben auscultar los pulmones donde también se pueden encontrar soplos que pueden ser producidos por la pleura que es un espacio virtual formado por dos hojas que revisten completamente el pulmón y tienen presión negativa que hace que ambas láminas estén siempre pegadas entre sí pero si se perforan producen el colapso del plumón dado que esta cavidad es como un globo pero sin inflar; o producidos por cavernas como en la tuberculosis y por último como en las bullas enfisematosas que son agrandamientos de uno o más alvéolos (que es la última parte del árbol bronquial donde se produce la salida del anhídrido carbónico y la entrada del oxigeno) Mucho menos frecuentes son los soplos producidos por fiebre taquicardia o anemia que a veces se encuentran en los niños. Ahora recién voy a explicar las causas de estos ruidos. Cuando es en las arterias generalmente se origina en una estrechez de la misma que lógicamente dificulta el flujo sanguíneo, lo que genera turbulencias que son audibles.

Otra causa arterial sería una comunicación anormal entre dos vasos. Ahora me voy a referir a los soplos más frecuentes que son los cardíacos. Estos se pueden producir por el deterioro de las válvulas o comunicaciones anormales entre las cavidades( aurículas y ventrículos) y pueden ser soplos de eyección o por insuficiencia según estén ocasionados por una reducción de la luz de la válvula o un agrandamiento de la misma y tanto unas como otras generan turbulencia al flujo y esto las hace audibles. Entonces nos queda ver de qué manera repercuten estas anomalías de las válvulas cardíacas en el aparato Los soplos cardiovascular.

Para hacerlo sencillito, las válvulas comunican las aurículas con los ventrículos y si la válvula tiene una estenosis o sea estrechez la musculatura de la cavidad que expulsa la sangre hacia la otra tendrá que hacer más fuerza, lo que a la larga produce una hipertrofia (ensanchamiento) de las paredes de la misma y agrandamiento de la cavidad; y si lo que hay es una insuficiencia tendremos que permanentemente ambas cavidades están trabajando con más volumen lo que termina agrandando las paredes y las cavidades. Todo esto no implica necesariamente gravedad pero sí conlleva la obligación de hacer controles y de ser necesario, las cirugías de reemplazo valvular o lo que considere más oportuno el cardiólogo.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*