MANEJO DE LAS EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS ( segunda parte)

Lo que no manejamos puede manejarnos a nosotros y estrellarnos.

Dado que somos los seres más evolucionados dentro de todos los animales del planeta es que tenemos la responsabilidad de cuidar y resolver lo mejor para nuestro jardín, que es el planeta e incluso, del universo (recomiendo la lectura de El Principito) porque ya la humanidad comenzó a interactuar con todo el cosmos, y así como el principito, que era el único ser de su planetita llega a la tierra y descubre a los humanos y trata de comprenderlos, debemos hacer nosotros con nuestros congéneres. Vamos a recordar que éste artículo es la continuación de una primera parte en la que hacemos referencia al manejo de los sentimientos y emociones, abordaremos sólo los negativos, algunos de ellos; por el tremendo daño que pueden ocasionarnos o podemos producir ya sea en forma consciente o inconscientemente e incluso inocentemente.

Abordaremos: Odio, mentira, soberbia, miedo, ignorancia y culpa porque cada una constituye una herramienta para la manipulación y todas juntas un combo absolutamente insoportable; lo más valioso es comenzar a trabajar cada uno la erradicación del odio y con la humilde ayuda de este aporte las maneras de abordarlas para evitarlos y así evitar las injurias consecuentes. Vamos a recordar que en la primera parte ya hablamos del ODIO y decíamos que es una sensación extremadamente repulsiva caracterizada por la agresividad e intolerancia hacia alguien. Lamentablemente cala tan hondo en las estructuras del cerebro que produce una impronta o marca que torna dificultosísima su corrección, pero es imprescindible intentarlo, porque hace mucho daño y puede llegar a destruir el vínculo familiar y a la sociedad en su conjunto (la famosa grieta). Por lo tanto para evitar dicho daño, recordemos siempre que el primer vínculo es o debe ser de AMOR, que incluye el perdonar y pedir perdón, si esto resulta imposible, evitar el conflicto o tomar distancia del ser conflictivo (indiferencia), sino continuamos retroalimentando una relación tóxica.

MENTIRA: es una afirmación o negación de algo dicho o hecho con total conciencia de su falacia. Nunca es buena, ni siquiera la famosa mentira piadosa, porque viola el derecho a estar informado y así poder tomar las decisiones pertinente, además tarde o temprano el afectado se lo reclamará, implica una sub estimación hacia el afectado. Quien debe informar esta verdad puede no sentirse capaz para transmitir esta información, entonces puede optar por callarse, sino debe ser un secreto, delegarlo a quien corresponda. Recordemos que somos amos y señores de lo que podemos decir pero esclavos de lo que decimos. Con respecto a su uso en política ya nos explayamos en la primera parte, publicada en este periódico el mes pasado; pero solo agregamos dos reflexiones: el daño que se puede causar con su utilización masiva y reiterada:1-Joseph Goebbels (ministro de propaganda del nazismo) decía miente, miente que algo quedará y terminó en un fanatismo fundamentalista que se llevó millones de víctimas.2-Un artista, Luca Prodam (cantante de Sumo) en un tema decía …que ves , que ves cuando me ves, cuando la mentira es la verdad…. Obviamente el antídoto es no mentir y tratar de estar informado para no creer mentiras.

SOBERBIA: es la sobrevaloración de uno mismo y por ende de absolutamente  e) todas sus opiniones por sobre la de todos, incluso la de los profesionales especializados, es totalmente intolerante y carente de respeto hacia los demás. Es la caracterización de un ignorante, porque no admite la posibilidad de aprender, dado que tampoco escucha a los demás. Pensar que un sabio como Sócrates decía –cuanto más sé solo sé que no se nada -Son absolutamente insoportables. Único antídoto; cuanto más lejos mejor, porque no aportan nada.

MIEDO: Es una emoción presente en todos los animales y lógicamente en los humanos por ser los animales más evolucionados, su origen anatomo-biofisiológico se remonta a la estructura cerebral más primitiva, ubicada en la zona límbica alrededor del cuerpo calloso que es el elemento que une ambos hemisferios cerebrales. Precisamente es donde se manejan las funciones de la supervivencia, por eso está en el medio del cráneo que obviamente es la parte más protegida y a la vez conectada con ambos hemisferios (nuevamente conmueve comprobar la perfección con que hemos sido creados) y se activa ante situaciones de peligro real o supuesto que denominamos stress, y nos prepara para la huida o nos paraliza, razón por la que es utilizado en política de masas y multitudes, en las religiones y en psicología social. Afortunadamente los problemas se resuelven enfrentándolos. El antídoto es reforzar la confianza en uno mismo a través de actividad física y participación social y según la magnitud, la consulta al psicólogo.

CULPA: es un sentimiento de responsabilidad y remordimiento por algo que hicimos o dejamos de hacer; es muy íntimo y por eso mismo difícilmente de eliminar. La decisión para cada acción deviene de un profundo análisis racional pero también emocional y es lo que nos diferencia con la mejor inteligencia artificial informática, porque la resolución va a depender del peso de cada dato que carga el cerebro para tomar la decisión y esto es muy íntimo y personal e incluso tiene gran relación con la historia cultural y religiosa (de la que el judeo cristianismo ha hecho uso y abuso). El mejor antídoto es comprender que cada decisión fue la mejor que pudimos tomar para ése momento y en ésas circunstancias para terminar de seguir rumiando pensamientos negativos de culpa.

IGNORANCIA: si bien no es ni una emoción ni un sentimiento es la tierra fértil donde germinan todas la anteriores y permiten que sea más importante el odio que el hambre; no priorizar la dignidad del trabajo y seguir agrandando la grieta en vez de empezar a ser más solidarios con los que menos tienen y pensar a la hora de votar que vamos todos en el mismo barco que por este camino se termina de hundir. Voy a finalizar este artículo con un homenaje al Dr. Rene Gerónimo Favaloro al cumplirse 19 años de su suicidio “A MI ME HA DERROTADO ESTA SOCIEDAD CORRUPTA QUE TODO LO CONTROLA, SOCIEDAD DEL PRIVILEGIO DONDE UNOS POCOS GOZAN HASTA EL HARTAZGO MIENTRAS LA MAYORIA VIVE EN LA MISERIA Y LA DESESPERACION”

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*