No todo está perdido

Una nueva oportunidad de trabajo en conjunto con instituciones de Empalme. Los jóvenes de la Iglesia Adventista de nuestro barrio donaron su tiempo para diversas tareas en la Vecinal

Trabajando codo a codo, ese es el lema que predomina en actividades como estas que podemos contar en esta edición del periódico.

Y es que una vez más el grupo de jóvenes Caleb de la iglesia Adventista Empalme Graneros ubicada en calle Víctor y Juan José Paso, como todos los años realizan un día de jornada de servicio en nuestra institución, también lo hacen con los vecinos de la iglesia.

Gracias a ellos pudimos realizar trabajos de limpieza en la Biblioteca Popular Mariano Moreno, en nuestra terraza y en el frente de calle Pelayo.

No todo está perdido, este grupo de jóvenes coordinado con sus jefes o guías, vienen predispuestos a servir sin esperar nada a cambio. No solo nos dejan el trabajo que hacen si no nos contagian la alegría y el ejemplo.

En Empalme graneros pasan cantidad de cosas buenas, ésta es un ejemplo de ellas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*