NU.MA.IN. Nunca más inundaciones

Un grito desesperado, un Movimiento histórico sin precedentes en nuestro país

Durante la asamblea fundacional de Nunca Más Inundaciones, con 3000 asistentes, pocos días después de la crecida del arroyo Ludueña, la más grande vivida por los habitantes de Empalme Graneros. Todos los vecinos embarrados, muchos gritaban, era inmanejable, había mucha bronca mezclada con un cansancio extremo, angustia e impotencia. Ese día y con una mesa de algarrobo de escenario, nacía Nunca Más Inundaciones.

El barrio había sufrido infinitas inundaciones, pero en la madrugada del 24 de abril de 1986, fue la peor de todas. Inundación que afectó 20 mil viviendas y a 80 mil personas. Aquella madrugada fatídica, donde prevalecía, como común denominador “la inocencia”, la cual fue nuestro peor enemigo. Nadie sabía, todos “suponían”, todos “hablaban”, un “alguien” “le había dicho”, muchos yendo a ver el arroyo, otros poniendo un palito para ver cuánto crecía, otros tantos la descubrieron cuando se levantaron de la cama y pusieron sus pies en el agua. Vieron en unas pocas horas llevarse el sacrificio y recuerdos de una vida.

No se suspendía por ningún motivo! Como cada miércoles, la reunión de
NU.MA. IN se desarrollaba en el salón de la Vecinal.

Al siguiente 30 de abril de 1986, todos los vecinos fueron a las vías del Ferrocarril para reclamar que las autoridades municipales y provinciales los atiendan. Empezaron con una protesta simbólica, pero muchos llevaban picos y palas, así que terminaron rompiendo tres rieles, lo que impidió el paso de trenes por esas vías durante tres días. Lograron que les construyeran 12 alcantarillas para abrir el terraplén, que hasta entonces hacía de dique de contención del agua. Y consiguieron las primeras audiencias.

Se conformó una comisión de 20 personas, se convirtieron en expertos en Hidráulica, cada vecino tomó las responsabilidades que se le asignaba, pedidos de audiencia, pegatinas, reparto de volantes, explicar a los vecinos de que se trataba, y durante más de diez años, todos los benditos miércoles asamblea permanente en la vecinal, ni con lluvia, ni corte de luz, jamás se suspendía y allí era responsabilidad de todos dar explicación de los avances. Después vinieron las décadas de lucha. Ahí es cuando se comenzó a confrontar a los funcionarios, a aplaudir a los que estaban haciendo las cosas bien y enfrentar a los que miraban para el otro lado. No solo se iba con los reclamos, se llevaba el pedido y las respuestas.

Se comenzó por las obras más urgentes, el 4 de diciembre de 1995, se inauguró la Presa Contenedora, que les permitió dejar de mirar al cielo cada vez que llovía., también se logró Aliviador II, Aliviador III, alcantarillado y bajar terraplenes como la Av. La Travesía.

La presencia de un grupo de hombres y mujeres con los ideales, la tozudez, orden, organización y el compromiso que tuvieron aquellos de NU.MA.IN. “Nunca más permitiremos perder el sacrificio de toda una vida”. La gran mayoría era gente mayor, con la templanza y las fuerzas de un guerrero. Nunca se borrará de nuestra memoria, los abrazos y lágrimas al ver lograda la obra de la Presa Contenedora y cada obra que le fue sucediendo. En un profundo y sentido respeto, a cada mujer y hombre que conformó NU.MA.IN. les decimos GRACIAS.

Nu.Ma.In. Movimiento popular estudiado por antropólogos y analizado por cientos de estudiantes. Movimiento único y sin registro en el país. No sabían qué estaban haciendo, nada más ni nada menos, que cambiando la historia de nuestro barrio y la ciudad y región. Batalla que no finaliza, porque aún faltan obras por realizar de suma importancia.

Vecinos de Empalme Graneros porque Nu.Ma.In. somos todos.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*