Telegramas que no dejan de llegar a nuestros vecinos.
Cansados de reclamar pornos en el servicio dejaron de abonar.
Ahora la empresa los intima a pagar una deuda que nunca existió.
Desde el estado nos dicen que cada vecino debe elevar esto a un abogado particular. Tremenda aberración.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*