“Redoblé la apuesta y me quede en Empalme Graneros para siempre”

Eduardo Berdini es comerciante del rubro calzado, integra la Comisión Directiva de la Asociación Vecinal Empalme Graneros y la Comisión de comerciantes Paseo Empalme.
Comprometido con el barrio, ofreciendo un apoyo incondicional a cada lucha y conquista. Su comercio, sigue creciendo renovándose y embelleciendo nuestro paseo comercial.

Conocemos en esta edición un poco de la historia y el presente de aquellos emprendedores que han echado raíces en Empalme Graneros. Hablamos con Eduardo Berdini, de la firma Linber, que en este mes nos muestra una renovación edilicia, con un frente distinto, como una prueba del compromiso de trabajo para hacer crecer parte de nuestro Paseo Empalme.

Llegó a Empalme Graneros, en el mes de diciembre del año 1985, con su compañera incondicional Graciela y con su hija mayor recién nacida. En la emblemática esquina de Juan José Paso y Teniente Agnetta, abría su comercio LIN-BER, rubro calzado.

Hoy nos sorprendemos con una esquina totalmente renovada, jerarquizando nuestro centro comercial. Con un frente de diseño único, imponiendo una marca de casi 40 años de historia en Empalme Graneros. En diálogo con Eduardo nos cuenta con emoción una vida de trabajo.

En la charla con este medio, hay tiempo para los recuerdos: “A los pocos meses de la inauguración llega la gran inundación del 86, nos llevó todo lo que tenía, muy angustiado y entristecido, tenía ganas de huir despavorido, pero que paso?, comencé a contagiarme de las ganas de recuperarme, de pelear. Como todo gringo terco, redoblé la apuesta y me quedé para siempre”.

En este recorrido por su historia personal y familiar Eduardo nos cuenta: “Hice muchísimos amigos, crié mis tres hijos, hoy ya adultos. Crucé, como muchos, todas las adversidades, todas las crisis económicas del país, tiempos de pobreza y desolación”. Eduardo nos cuenta también que “En su momento abrimos tres sucursales en distintos puntos de Rosario, pero al final del camino, me di cuenta, que como “EMPALME NO HAY”. En varias oportunidades llegaron a Empalme, comercios de renombre, en el rubro calzado, hechos que me han quitado el sueño, al pasar las semanas mis ventas, no solo que no bajaban, sino que aumentaban, mis viejos clientes doblaban la apuesta y me demostraban su fidelidad. Esas cosas son únicas, que solo pasan en Empalme.

Pero debemos también hablar del presente. En este sentido, Berdini nos dice: “Este mes, después de muchos años, transformamos el frente de nuestro local, muchos clientes, hasta muchos que no conocíamos, entraban al negocio, solamente ´para felicitarnos, nos poníamos más feliz, que si huera vendido tres pares de zapatillas, su saludo es honesto, comparte la alegría de tu progreso y tu esfuerzo” nos cuenta Eduardo.

Eduardo ha sido y es hoy un hombre apasionado por su trabajo y comprometido con Empalme, la Vecinal y el Paseo Comercial. Lo deja ver en cada una de sus palabras y acciones. Nuestra charla termina y le pedimos una reflexión final:

“Eso que ahora comercialmente, se llama fidelidad, yo lo traduzco y digo que son gestos de gente humilde, honesta y enormemente grande por dentro. Por eso sigo diciendo “Empalme es único”, en la última curva de mi vida, quiero agradecer a mi familia, vecinos y clientes, que me dieron todo”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*