Cuando la palabra tiene valor y su valor es la acción

No es momento para medias tintas

Hemos llegado a diciembre del 2020 y nos encuentra en la misma lucha que en marzo, pero con matices diferentes ya que al fin se está produciendo el ansiado descenso de la cantidad de casos como de las defunciones por Covid 19 pero en el medio se dieron situaciones que motivaron notables retrocesos. O sea que estamos en el punto en que debemos continuar cuidándonos y esperar la vacuna que en los primeros meses no va a cubrir a toda la población; estas vacunas, todas, no han cumplido con todos los estándares científicos recomendados, pero la urgencia hace que se superen etapas, así pasó con la polio y con tantas otras epidemias. pero se deberán correr esos riesgos por la premura del caso. Hecha la introducción veamos algunas palabras que en estos momentos adquieren un valor relevante y qué mejor que comenzar precisamente por este término.

VALOR: tenemos varias acepciones y todas válidas, como en este caso donde es utilizada como cierto. Ni hablar de los valores fundacionales de la esencia del ser humano como honra, honor, dignidad, esfuerzo, trabajo, perseverancia y muchos otros que en conjunto conforman la ética y la moral. La economicista en que es tomada como un bien o precio de referencia, o la de heroísmo que es la más apropiada para estos tiempos en que es necesario. Aprovecho la oportunidad para homenajear a absolutamente todos nuestros colaboradores desde profesionales, administrativos o auxiliares; que han logrado mantener en funcionamiento a ésta institución (nuestra querida Vecinal) que fue la única de su tipo que dio batalla en la ciudad y una de las pocas en todo el país, gracias a la valentía que es otra interpretación de valor.

MIEDO: es un elemento constitutivo de la parte más arcaica del reino animal, o sea del cerebro reptiliano. Es el reino de los sentidos, los instintos y los actos reflejos, que en primera instancia no pasan por el pensamiento ni aún menos de las ideas, que son pensamientos elaborados .Esto hace que suela ser muy difícil de manejar pero exige una respuesta que debe ser acorde a la amenaza y cuando ésta se prolonga tanto tiempo como está sucediendo con la pandemia (para colmo siendo de evolución muy incierta) puede dañarnos seriamente el aparato psíquico produciendo enfermedades, somatizando por conversión de los miedos en presuntas enfermedades o llevar al pánico.

VALENTÍA: este miedo puede paralizarnos y agrandar la bola de nieve del miedo, o como en nuestro caso hacernos huir para adelante y de ese modo afrontar una lucha tan desigual en la que tenemos todas las de perder pero debemos recordar que se está produciendo dentro del marco de una guerra que es una situación alienante o demencial.

HEROISMO: aparece cuando no pudimos medir la magnitud del contrincante y lo enfrentamos igual.

MÁRTIR: todos los héroes anónimos (solo tienen nombre para el pequeño entorno que nunca más los tendrá) como los integrantes del equipo de salud y fuerzas de seguridad entre muchos otros que han dejado la vida en la batalla, mientras todavía están los que aún no creen y siguen actuando irresponsablemente.

PRAGMATISMO: Significa que aprendemos de la realidad y más específicamente de la práctica, porque si hay algo que este virus de porquería vino a demostrarnos es que rompe con muchas de las conductas esperables para este tipo de infecciones y así es que no deja inmunidad en muchos de los infectados, tiene muchísimas formas de presentación, o sea de muy diferentes síntomas e incluso un importante porcentaje de asintomáticos parciales o totales; ni se sabe el tiempo que confiere inmunidad. Recordemos que la esperanza es una mezcla de fe y optimismo solo alentada por los propios deseos. Este proceso de dar por aceptadas científicamente cosas que no lo están se denomina validificación y es una rama filosófica del pragmatismo. Pero por favor no se entiendan estas reflexiones como alentar la no vacunación pues debemos tener por seguro que ya hay suficiente experiencia, confianza y seguridad como para que TODOS nos vacunemos siguiendo el cronograma que en breve dará la autoridad nacional de salud.

Sin embargo la película tiene un final feliz porque en definitiva estamos a merced de la naturaleza que es cíclica y siempre tiende a recuperar el equilibrio, pero solo si nosotros la acompañamos con acciones coherentes tanto en lo individual como en lo colectivo cuidándonos, vacunándonos y cuidando a los demás recordando todas éstas palabras cuyo significado toma mayor dimensión y relieve en éstos momentos; pero acompañándolo siempre con la acción en consecuencia y no solamente declamándolo.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros
paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario