Historias de emprendedores en tiempos de pandemia

La crisis es como un motor para un cambio de paradigma.

Hemos realizado entrevistas a emprendedores locales, cada uno con una experiencia diferente; la crisis se transformó en un motor para provocar un cambio en decisiones y acciones. En estos procesos de reconversión total o parcial de negocios, de lanzamientos valientes e ingeniosos, cumple un rol fundamental la comunicación a través de plataformas digitales y de redes sociales, que se consolidan como puente y nexo con el usuario y consumidor en un momento en el que se imponen el aislamiento y el distanciamiento social. En ese proceso, también surgen redes solidarias que aportan su tiempo, como amigos y familiares que recomiendan dichos artículos o servicios, utilizando sus herramientas para potenciar los emprendimientos de otros, sumándose a una rueda colaborativa que es, quizás, el cambio de paradigma, tanto en sistema de ventas y en el sistema de compra, valorar al emprendedor y elegir artículos de cercanía. No podemos dejar de destacar, que nuestros vecinos y clientes son especiales, han captado de manera asombrosa la importancia del compre local, ingresando en esta rueda de apoyo y valorización a los nuevos emprendedores. Conocemos a continuación algunos ejemplos de personas que en la crisis ven también una oportunidad para crecer.

Maximiliano Arduvino

Maximiliano ArduvinoHola, soy Maximiliano Arduvino, estoy en Olavarría 775 bis, Motomecánica BJ, arranqué hace poquito en el barrio, aún no me conocen mucho en realidad, yo me inicié con la mecánica hace ya más de 5 años, tenía mi taller en el barrio Puente Gallegos; me iba bien, hasta que llegó lo de la pandemia que bajó mucho el trabajo. Busqué traer el taller al barrio Empalme Graneros, para abrir más oportunidad, para probar si acá es distinto, espero que la gente me conozca, confié en mí y espero me valla bien. La idea de cambiar de lugar fue porque Puente Gallegos es un barrio muy alejado, es chico y se reduce a solo los clientes de ahí. Se comenzó a complicar. Me decidí al cambio ya que analicé que éste es un barrio grande y pueden venir clientes de barrios aledaños. Ví la oportunidad acá. No puedo dejar de decir que estoy asombrado de la ayuda que me están brindando desde la Vecinal Paseo Empalme, no la viví en mi barrio anterior, no existe, que se ayuden entre todos. Me siento muy bien en Empalme y siento que me puede ir mucho mejor, la oportunidad me la brinda una amiga que me dijo – “Poné el taller acá en mi casa”, si me va bien después vamos viendo como le puedo pagar el alquiler, era una oportunidad que no podía dejar pasar y aprovecharla. Me siento tranquilo y muy contento. Sentir que alguien se preocupa por mí, es algo muy lindo, Uds. me hicieron sentir que estoy acompañado. Yo trabajé mucho tiempo en una fábrica, en un momento me cansé y dije, tengo que tener algo mío, un emprendimiento, necesitaba saber, si me podía ir mejor que encerrado en una fábrica, tantas horas y por poca plata, decidí seguir trabajando en la fábrica y comenzar a estudiar fuerte mecánica de motos, comencé a trabajar como mecánico y en la fábrica y llegó el punto que me la jugué y me dedique totalmente a la mecánica y me hice mi propio taller, ahora me dedico totalmente a la mecánica. Me siento esperanzado y hago lo que realmente me gusta, a veces pienso que la mecánica es mi lugar en el mundo.

Micaela Orayen

Micaela OrayenMi nombre es Micaela Orayen, y soy profesora de danza folklórica y emprendedora. El inicio de la pandemia fue triste ya que debí dejar de dar clases en la vecinal EMPALME GRANEROS como profe del “Taller de danzas folklóricas” Debido a la situación económica tras la pandemia, y con el apoyo de la familia, decidí emprender para ayudar en la economía del hogar. Como somos amantes de los animales y venía en camino el invierno, decidimos lanzar “POCAS PULGAS” que es un emprendimiento creado para darle amor a nuestras mascotas. Desde el primer cliente sentí que confiaban en lo que estaba haciendo, creo que la venta online se ha vuelto parte de nuestras vidas ya que en este momento donde debemos estar en distancia social es la forma más segura de comprar y cuidar la salud. Sí, ahora se dé qué se trata y que todos estamos pasando por lo mismo no hay nada mejor que ayudarnos el uno al otro compartiendo las publicaciones y mostrando lo que venden los demás. Es de gran ayuda, pero no alcanza para la mantención del hogar. Estoy muy agradecida de mi familia, se comprometieron conmigo desde el minuto en que les conté la idea, sin ellos no hubiese podido lograrlo. Tengo redes sociales personales y ahora me hice una página exclusiva para este emprendimiento. Las redes sociales me parecen maravillosas, gracias a ellas logramos llevar el comercio a otro lugar, me refiero a que uno va al comercio sabiendo lo que va a comprar, conociendo el precio y acordando con el vendedor, y para los emprendedores sin local es una vidriera que nos permite llevar nuestro negocio más allá, antes los emprendedores debían realizar sus ventas puerta a puerta, en la calle o en un puesto en la feria y ahora tenemos la posibilidad de llegar a todos los que manejen redes sociales y en cualquier punto de país. Es maravilloso. Fue un desafío personal lograr convertirme en emprendedora ya que tengo un bebé chiquito que depende mucho de mí y a veces son pocos los tiempos que tenemos. Pero se puede lograr, con dedicación y apoyo de la familia, eso es muy importante. Este tiempo de pandemia nos obligó a muchos a reinventarnos y tratar de salir adelante como se pueda, algunos tuvieron la suerte de seguir su vida normal, pero otros tuvimos que sacrificar varias cosas para salir a flote y reinventarnos. Lo importante de todo esto es que si uno se propone lograrlo siempre se puede.

Mirna Abad, Leonardo Arias e hijos Rodrigo y Gonzalo Arias

Mirna Abad, Leonardo Arias e hijos Rodrigo y Gonzalo AriasSomos Mirna Abad, Leonardo Arias y nuestros hijos Rodrigo y Gonzalo Arias. Juntos nos dedicamos al arte y soportes de artística. Hace un tiempo me animé a dar clases y abrí mi taller de pintura y técnicas decorativas, “MirAba”. Mi esposo Leo tenía como pasatiempo la carpintería, y él nos hacía los bastidores, o cajas, entre otros soportes para las alumnas del taller. Al inicio de la pandemia, sin poder dar clases, y él suspendido en su trabajo, con las consecuencias económicas que todos conocemos, necesitábamos producir algo, y así surgió la idea de crear “R&G Maderas”. Muchas de las alumnas nos pedían productos, ellas los decoraban con las técnicas aprendidas y los vendían, así como otros talleres artísticos necesitaban material también para trabajar… Se acercaba el “día del Padre” y Belén, dueña de un comercio vecino, nos contactó para armar sus combos, padre e hijos armaban las bandejas y Portacelulares, yo los pintaba y ella en su local los vendía… Tuvimos mucho apoyo de vecinos que a través de las páginas y con la difusión de “Paseo Empalme” nos iban conociendo. Al abrir los comercios incluimos en nuestro catálogo los separadores sanitarios, que usamos también en las clases del taller de arte. Estos dos emprendimientos colaboran hoy en la economía del hogar, nos mantiene trabajando en familia, en nuestra casa y hace la situación actual más llevadera para los cuatro. Además al cambiar las típicas compras en locales, buscando cubrir necesidades hemos descubierto que en las redes hay muchos vecinos y cuanta gente que se dedican a diferentes rubros, tratamos de apoyarnos entre todos, comprando algo rico para la merienda, o productos de limpieza, también ropa, elementos para la carpintería o para la pintura. Confiamos que juntos vamos a salir adelante, dándonos una mano entre todos. Varias de las alumnas del taller hoy están vendiendo sus macetas decoradas, bandejas con desayuno, pintadas por ellas, mates super lindos, y nos hace felices ser parte de ello… Agradecemos el apoyo recibido desde la gente de “Paseo Empalme” que nos acompañó desde el primer día.

 

Rocío Giannon

Rocío GiannonHola. Soy Rocío Giannon. Vivo en este barrio hace casi 6 años. Está pandemia, cómo a muchas otras personas más, me dejó sin mí trabajo estable, y tuve que reinventarme… Siempre amé la pastelería, hice cursos hace unos años. Pero nunca había pensado en vender lo que hacía. Con tantos cambios, tuve que animarme a emprender mí propio negocio. Y así surgió “Tortas Dulce Delfina”, el nombre, es en honor a mí pequeña hija se casi 3 años, ella ama la pastelería al igual que yo. Al principio como todo micro emprendimiento mis primeros clientes fueron mí propia familia, y amigos, y de a poco los vecinos fueron pidiéndome cosas, de verme salir con tortas en las manos, se fueron enterando que hacía Tortas. Este pequeño negocio es un gran ingreso en mí casa. Mí familia es pequeña. Pero faltaba el dinero que venía por mí trabajo. Las redes sociales son mí mejor aliado, ahí tengo ahora la mayor parte de los clientes. Pero la publicidad del boca en boca, cómo siempre suma mucho también Hace 3 meses nació este pequeño negocio, y lo mejor es cuando recibo los mensajes diciendo, “se comieron todo”, “estaba riquísimo”, mejor aun cuando alguien que no me conoce me manda “súper recomendable”… Eso es lo más gratificante de este oficio.

Verónica Sosa y Analía Hammud

Verónica Sosa y Analía HammudSomos Verónica Sosa y Analía Hammud del Jardín Manitos Pequeñas de la calle Larrea 578 bis. Soy docente y enseño, ayudo a las familias a educar a sus hijos en su desarrollo y crecimiento. En la institución estábamos atravesando el período de inicio cuando la pandemia nos avasalló, sentí mucha preocupación por los alumnos que aún seguíamos trabajando para transmitirles la confianza y permanezcan felices en el jardín. Luego nos fuimos adaptando al aislamiento social y comenzamos a dar nuestras clases por whatshap, seguimos el mes de Abril con normalidad. En el mes de Mayo decayó el interés por las propuestas y la falta de pago comenzó a instalarse. Angustia, decepción, impotencia, todas esas emociones comenzaron a aparecer. Desesperación porque estábamos sin sueldos y sin trabajo. Comenzamos a realizar venta de pollos a la parrilla, nuestros esposos Ariel y Orlando son los cocineros y nosotras las organizadoras de las ventas, las entregas, y presentación, de esa manera obtenemos el dinero para pagar el alquiler. Nuestras familias Carbone y Gutiérrez siempre están con nosotras, nos apoyan, nos bancan, nos venden y lo más importante nos ponen el hombro para llorar, no hay cosa más triste que ver un jardín desapareciendo. Actualmente estamos vendiendo “Cositas dulces” y barbijos, las familias, las que pueden nos compran; hay otras que están mal económicamente y se las entiende, las familias de los ex alumnos no nos largan la mano, están ahí presentes, amigas, hermanas, nueras, etc. todos ahí sosteniéndonos. Los vecinos son lo más, mis vecinos de calle Liniers se pasan! me compran todo y todos nos apoyan para seguir en pie. Si tenemos que agradecer la lista es larga!! Las personas ya no recurren a los negocios sino que por las redes son convocados y con el objetivo de ayudar compran, además nosotras siempre con una sonrisa siempre con la palabra “GRACIAS”, siempre con la emoción y valorizar esa compra, atendemos. Creo que ese paradigma está cambiando; además los precios son más accesibles y la amabilidad, lo recalco porque es lo que más nos dicen, y la atención es lo más importante. Así nos reinventamos y estamos saldando deudas de apoco, ayudamos a los sueldos de nuestros esposos y cumplimos con las obligaciones municipales y gubernamentales. Difundir por las redes es mucho más efectivo que esperar en un local, porque vos acercás al cliente la mercadería. Además solicitamos: DIFUNDIR. Eso ayuda mucho. Como experiencias podemos contar que una noche estábamos vendiendo pollos y mi alumna me gritaba desde el auto “Seño, mi papá no me deja bajar, no me deja ir al jardín” después me envió un audio diciendo “gracias seño por el pollo lo guarde” j aja j aja. Otro día sin comentar nada comenzaron a llegar al jardín los vecinos de mi cuadra uno atrás del otro para comprar pollo, eso me marco mucho. Hay mucha gente que sin que vos lo sepas te observa, te mira todos los días, te ven trabajar, te ven ser buena persona, buen vecino y vos no te das cuenta y después te devuelven.

 

 

 

paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario