MANEJO DE LAS EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS

Lo que no manejamos puede manejarnos a nosotros y estrellarnos,

Estamos viviendo en un mundo que cambia vertiginosamente, donde es fundamental poder adaptarse rápidamente (pero sin renunciar a nuestras convicciones), porque el bombardeo de nuevos problemas es incontenible y lo peor es que tiende a ser un proceso cada vez más acelerado. Esto es universal pero en nuestro país se agrava por la falta de políticas continuas que nos permitan al menos tener alguna certeza respecto al futuro, dado que cada cambio de gobierno significa un cambio brusco de estrategias económicas y sociales con la consecuente pérdida de certezas.

Si bien somos seres sociales por naturaleza, la superpoblación y la concentración demográfica en las grandes urbes nos van transformando en seres sociales por obligación; lo que genera muchas emociones y sentimientos encontrados, sin olvidar que además recibimos la presión de la sociedad de consumo que nos genera necesidades y éstas la obligación de mejores ingresos. Pero ante la falta de oferta laboral solo es para los más aptos; lo que significa una presión extra que nos carga emocionalmente, más la que genera la necesidad de reparar el desgate en la relación de pareja que es la caja de resonancia de todas las presiones antes mencionadas.

Hoy vamos a hablar solo de algunas emociones y sentimientos porque hacen a nuestro futuro tanto individual como colectivo: individual porque toda aferencia negativa hay que aprender a eyectarla (lo detallare con cada una) y colectiva porque si nuestro juicio es manejado por sentimientos y emociones solamente, sin indagar más profundamente, indefectiblemente tomaremos malas decisiones y así también votaremos. Veremos la posible MANIPULACIÓN mediante: Odio, Mentira, Soberbia, Ignorancia y Miedo. Lo haremos en dos entregas: en ésta solo hablaremos del odio, y el resto la próxima ODIO: Es una sensación extremadamente repulsiva con gran carga de agresividad hacia algo o alguien. Comienza siendo una emoción por ser de gran intensidad y breve duración que cuando perdura en el tiempo ya es elaborada por el intelecto y pasa a ser una sensación (consciente).

Si esta racionalización sigue alimentándose con nuevas aferencias-datos, imágenes, denuncias- hace crecer el odia al punto que la sola referencia u oír la voz o ver la imagen inspira un rechazo total y provoca una actitud de fanatismo fundamentalista. Hasta aquí podemos aceptarlo como legítimo derecho individual del libre albedrío, pero se complica y mucho cuando es una actitud consecuente a un plan deliberado de manipulación utilizando todas las formas de penetración ideológica mediante la reiteración de mentiras, la generación de noticias falsas(Face news); con la utilización de los medios masivos de comunicación (radio, TV), incluyendo los virtuales a través de cuentas y perfiles falsos(trolls y Bots Center respectivamente), más la guerra judicial (Lawfare) que es una persecución sistemática mediante causas de escasa veracidad, o nunca presentadas, o sin resolución, o peor aún con resolución favorable al acusado y no difundida gracias a la existencia de un sistema judicial y periodístico totalmente corrupto y mercenario. Incluso utilización de espionaje de perfiles de Facebook como lo reconoció la empresa Cambridge Analityc con más de 50 millones de cuentas espiadas.

El odio es un prejuicio que se está utilizando mundialmente ya sea religioso, racial, deportivo, sexual o político. Para evitar caer en esta trampa tenemos que apelar a dos grandes medidas: Salir del oscurantismo de la ignorancia informándose y consultar en todas las fuentes posibles; pero si estás mortalmente infestado de odio renegarás de informarte y seguirás siendo un odiador serial que terminará tomando decisiones que probablemente te terminen perjudicando. 2) Tratar de amar en vez de odiar poniéndose en el lugar de quien odia (amar es ponerse en el lugar del otro). Tratar de hacer el máximo esfuerzo porque este es un sentimiento que le hace mucho mal a quien lo padece; más que a la víctima. En caso de imposibilidad tratar de ser indiferente.

Debo hacer la aclaración que todo lo expresado anteriormente muestra claramente que el odio manejado del modo en que se ha hecho es una construcción política que trae por arrastre una clara intencionalidad que es abaratar los costos de producción, reducir las cargas patronales y así aumentar sus ingresos o ser más competitivos pero sin riesgo empresarial sino mediante la precarización laboral y previsional.

Esto constituye un avasallamiento de derechos adquiridos por trabajadores y jubilados y me obliga a manifestarme por mi condición de médico con más de 40 años de ejercicio profesional porque está perdida de derechos repercute en la calidad de vida. Haber podido comprobar el salto cualitativo que observe en tercera edad cuando tuvieron acceso a una jubilación las amas de casa e infinidad de casos que lograron el beneficio por edad dado que nunca les habían hecho aportes, dejó comprobado que el empoderamiento económico de mujeres y ancianos les abrió puertas a la vida y a mí en particular me llevó a cambiar paradigmas gerontológicos.

Sería dramático tener que presenciar un retroceso, porque esto es lo que yo entiendo de volver al pasado. Esta es la verdadera grieta.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros
paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario