PANDEMIA- UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA

Jamás imaginamos que nos tocaría ser absolutamente protagonistas del acontecimiento histórico contemporáneo que cambiará el curso de la misma, del mundo y sus habitantes a nivel individual y colectivo. Nos tomó totalmente desprevenidos y podemos decir que no somos culpables, porque aunque veníamos haciendo todo mal, cometiendo terrorismo ecológico en función de ventajas económicas; con insensibilidad político social asfixiando a los más necesitados e indefensos para privilegiar a unos pocos sacrificando a las grandes mayorías expulsándolas del sistema o precarizándolas y muchísimas otras atrocidades, podemos decir que de esta pandemia somos inocentes. No caigamos en la vulgaridad de responsabilizar a los chinos que milenariamente comen bichos salvajes, pues lo que sucedió con el virus es un acontecimiento que la naturaleza nos depara cada tanto, y como todo lo que ésta hace nos demuestra que somos totalmente vulnerables y pequeños ante la fuerza de la creación. Dejaremos de lado la posibilidad muy probable de una experimentación de laboratorio; que sería más falta de respeto a la naturaleza en función de mezquinos intereses.

Explicaremos brevemente el origen de ésta pandemia. Los virus son elementos prebióticos, o sea que existen desde antes que los seres vivos, del que son sus predecesores por estar compuesto por parte del material genético que luego conformara el núcleo de la célula (primer ser vivo por tener mitocondria para proporcionar la energía vital); es decir que los virus son solo ácidos nucleicos o sea ADN y ARN que solo pueden reproducirse introduciéndose en el núcleo celular, de modo que cuando esta se replique copiándose a sí misma para mantener la especie también copie al material viral. Pero desafortunadamente a veces es invadida por más de un tipo de virus y excepcionalmente se le pueden mezclar los ácidos nucleicos dando origen a un nuevo virus que antes no existía y decimos que se ha producido una mutación. Este nuevo engendro puede adaptarse y ser inofensivo, puede producir la muerte de la célula o quedarse en ella dando de este modo origen a un cáncer porque el organismo sigue reproduciendo esta células degeneradas dañinas para el organismo; o puede continuar generando estos virus mutados que por su facilidad de invadir nuevos seres vivos produzca una nueva variedad de infección viral. Si las defensas son efectivas no pasará de ser una virosis autolimitada como es un resfrío común, pero en algunas regiones por tener condiciones ambientales favorables permanece y se hace endémica , otras veces supera los límites regionales y se hace epidémica pero si pasa las fronteras y abarca otros continentes es pandémica ; y así de la nada el mundo entero entró en una guerra muy desigual que entre otras cuestiones demuestra que el peor enemigo es el que tenemos adentro y sin importar el tamaño, nos puede destruir.

Es de esperar que la humanidad salga airosa pero aún no sabemos el costo de esta durísima prueba ni el tiempo que puede demorar la aparición de la vacuna que es la única solución definitiva. Como no existe tratamiento específico lo único que podemos hacer para evitar el contagio y la propagación son medidas paliativas como aislarnos; manteniendo la distancia social si estamos obligados a salir, con el riguroso uso de protección ocular y barbijo, acordándonos siempre al regresar del cuidadoso lavado de manos más la desinfección de la vestimenta y calzado. Paso ahora a hacer algunas consideraciones generales que son de suma importancia para no caer en mitos y discusiones estériles. El primerísimo punto es descartar la discusión entre salud y economía pues está alentada por mezquinos intereses políticos o incluso la defensa de la libertad. Debemos ser sumamente claros, frente a ésta pandemia la libertad MATA, y debemos respetar las recomendaciones de los expertos y científicos, de las autoridades y fundamentalmente del sentido común. Por supuesto que es prioritario el trabajo para ser autosuficientes pero si el costo es la pérdida de un ser querido cambia todo radicalmente.

Ya vendrá el tiempo de reacomodamiento pero tratemos que lleguemos estando todos y de paso vamos a entender que rico es el que menos necesita. Además los países que han optado por la economía tienen la misma caída del PBI o más aun y a un costo totalmente indeseable. Aislamiento significa crear una burbuja y dentro de la misma están solo los convivientes que establecerán las reglas, y cualquier contacto con un extraño a dicho grupo debe ser registrado en especial ante salidas obligadas. Aprovechemos el tiempo que estamos ganando a la enfermedad para que todas estas medidas de bioseguridad se nos hagan automáticas porque es época de aprendizaje y en muchos sentidos porque este virus llego para quedarse Una breve mención respecto del barbijo porque lo estamos sobredimensionando creyendo que su uso nos pone a salvo del contagio y eso solo lo hace el barbijo quirúrgico e incluso no totalmente, y sin respetar la distancia social o en lugares cerrados el tapabocas y nariz sirve para muy poco.

Tengamos en cuenta que en lo niños muy pequeños no tiene ningún sentido porque es inevitable que toquen todo y se lleven la mano a la cara y ante la llegada de la época invernal y las enfermedades respiratorias se convierten en tapa mocos. El punto del adulto mayor es todo un problema pues no debemos dejarlo tan aislado o solo pero las visitas son riesgosas si no tomamos todos los cuidados posibles; e incluso lo normal sería que convivan tres generaciones con lo bueno y lo malo que trae aparejado. Ni hablar cuando se recurre a la última alternativa como es el geriátrico en que suelen vivir hacinados, sin respetar la distancia social y donde difícilmente el personal se ocupe de esto con el agravante de que no viven en la institución y son la primera fuente de contagio de la enfermedad. Es necesario aclarar que el que se contagia es una víctima y no es un demonio para estigmatizar y mañana puede ser cualquiera de nosotros y nos va a doler si nos señalan y ponen en ese lugar, además que muchos de los que se contagian les ocurre porque se están arriesgando para cuidarnos.

Por último unas breves líneas sobre el tratamiento. Lo único definitivo será la vacuna y hasta que dispongamos de ella solo son muchas medidas sintomáticas y protocolares donde casi todo es válido ante la inminencia de la muerte, pero lo más recomendable que se está utilizando es el plasma de humanos recuperados de Covi-19, pero incluso no hay consenso sobre cuando aplicarlo ni en qué cantidad (se usan 200ml) en una sola dosis. Esto se denomina inmunización pasiva porque se están transfundiendo anticuerpos a diferencia de la activa que es cuando el virus o la vacuna generan los propios anticuerpos.

Por último, dado que el virus produce una gran inflamación pulmonar se usan los antiinflamatorios de los que la dexametasona es el referente. Lo peor que podemos hacer es lo que está sucediendo con la relajación y el incumplimiento de todo lo expuesto PANDEMIA- UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA porque es lo que necesita el virus para ganarnos la batalla. El aislamiento nos regala tiempo de sobra, que podemos utilizar para meditar profunda y tranquilamente para entender la diferencia entre lo profundo y lo superfluo rescatando de este modo los valores para reordenar nuestras vidas que es la mejor manera de salir fortalecido de esta crisis durísima –el mundo ya no será el mismo-, volveremos a valorar la familia, las amistades, los vecinos . Pero no va a ser la revolución espiritual porque como una caricatura resaltan lo mejor y peor de cada uno y triunfa el egoísmo e individualismo; si seguramente económica. Pero tampoco podemos descuidar nuestro cuerpo (siempre en función del pensamiento positivo como es pensar que saldremos airosos de esta guerra) y aunque estemos entre cuatro paredes deberemos incorporar una rutina diaria de ejercicios físicos, y entonces con o sin pandemia nos deberían quedar actitudes incorporadas por el aislamiento.

Una cosa va a quedar demostrada rotundamente: la importancia de la política, la ciencia y tecnología y que la economía es una consecuencia de las decisiones que tomen los dos primeros y no al revés pues cuando se prioriza la economía y aumentan drásticamente la cantidad de muertos, el miedo (que no es zonzo) hace que los trabajadores no vayan a sus trabajos pese a que el costo es perder sus ingresos e igualmente no van porque han tomado en cuenta que del valor de la vida es prioritario.

Se llega así a una encrucijada que es la falta de dinero para la subsistencia e invariablemente los gobiernos deberán subsidiar a la gente y las empresas por el tiempo necesario para que se puedan reanudar las actividades sin el riesgo del retroceso respecto a la pandemia.

paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario