Reseña del deporte en Empalme Graneros

En viejos tiempos donde la televisión no existía, donde la comunicación era escasa y la actividad física de los hombres se desarrollaba por sus trabajos rudos desde corta edad; donde los juegos de los niños era una completa actividad física diaria y cotidiana, montar a caballo, bañarse en el arroyo, jugar a la ronda, al palo, al hoyito, treparse a un tren, cazar y correr junto a la naturaleza. En aquellos viejos tiempos llegaba al barrio Empalme Graneros Arturo Astegher, un italiano amante de la cultura física, un pionero, que hablaba en aquellos años de la educación del físico y de la vida sana del deporte; fue en el año 1932 cuando puso su primer gimnasio ubicado en calle José Ingenieros al 2200; eran muchísimos los deportistas de distintas disciplinas que allí practicaban, jugadores de fútbol, boxeadores, ciclistas, luchadores, pesistas y nadadores. En ese gimnasio comienza sus primeros pasos en el deporte, quien más adelante sería otro baluarte de Empalme Graneros, Antonio Cabo “Pelele”. En el año 1943 instaló un gimnasio al que llamó “Olimpia” ubicado en la calle Génova al 1700, grupos acrobáticos, los primeros boxeadores, deportistas, hombres que conocieron el “Mens sana in corpore sano”, (mente sana cuerpo sano), toda una filosofía de vida. De este modo, éstos fueron los primeros templos del deporte, los gimnasios del Empalme de aquellos años. En el lugar concurrían atletas de acrobacia, como José Rinaldi, Domingo Quevedo, Baché y Titín Folch, éste último, el querido Titín fue un deportista ejemplar hasta el último día de su vida, boxeó, jugó al básquet, al fútbol y su gran pasión . . . la acrobacia, formando el famoso trío Los Halcones. En el año 1947 Antonio Cabo encauza en el deporte a otro muchacho de Empalme Graneros a Osvaldo Ortolani “Lalo”, siendo ambos los primeros profesores de educación física que tuvo nuestro barrio, recibidos en la segunda promoción del Profesorado de Educación Física de Rosario.

Los años de esplendor del boxeo en Empalme Graneros

En el año 1948, en la época de oro del deporte argentino, Antonio Cabo junto a Isidro Villarino instalan en el Club La Gloria el primer Boxing Club, indicándose los años de esplendor del boxeo en Empalme Graneros, para tener una idea, el día de la inauguración contaba con 80 boxeadores, de los que surgieron los campeones Salas, Ramón Esquivel, Marques, Juan Rivero, los hermanos Parisi, Lalo Ortolani, Fernández, Raybé, Oscar y Esteban Lucero, Luis Ortal, los hermanos Folch. En el año 1956 en el Club Ciclón, en calle D´angelis se instalan Osvaldo Ortolani y Enrique Finochio con el Gimnasio ORO, dedicado en un principio al boxeo, donde surgen otros grandes boxeadores, Reseña del deporte en Empalme Graneros Aranda, Bellini, Carello, Disaccio, Torres, entre otros. El gimnasio se traslada primeramente a la Capilla Ntra. Sra de Guadalupe, donde va cambiando su perfil y se convierte exclusivamente al deporte infantil. Así, Gimnasio Oro se conviertió en pionero de la educación física de nuestros niños, donde practicaban fútbol, gimnasia, plástica, ejercicios físicos, pero no quedaba solamente en esto, de la mano de FADI (Federación Argentina del Deporte Infantil) y de Lelio Sánchez, revolucionaron la concepción del deporte en los niños, revisaciones médicas, higiene, vacunas, documentar a los chicos que muchos de ellos no estaba anotados al nacer, viajes, intercambios deportivos y charlas sobre educación. Tal era la situación que se le enseñaba a bañarse uno por uno con una regadera. Recorrer Rosario con 50 niños arriba de un camión volcador también es una parte de las anécdotas, sin dudas postales de otras épocas, donde habían pibes que algunos, no conocían el centro rosarino, viajaban a Córdoba, a La Plata, a Santa Fe, etc. Gimnasio Oro se traslada a Tte. Agenta y Delasalle, donde un viejo tranvía, se remodeló para convertirse en vestuario, en esta etapa se iluminó el estadio, donde con torneos nocturnos, con más de 100 equipos anotados y 5.000 espectadores, donde la única separación de los jugadores con el público era un solo hilo de alambre. Por Gimnasio Oro pasaron famosos futbolistas que jugaron en primera,
Giustosi, Astudillo, Cordo, Pavoni, Guette, Casaccio, Martínez, Silva, Torres, Álvarez, Coria, Landucci y Bustos.

El futbol en Empalme y su historia

Pero la historia grande del fútbol en Empalme Graneros la marcaron los famosos equipos de La Gloria, Reflejos, Libertad, Río Cuarto, más adelante Ciclón, Real Madrid, La Academia y Gardel. Luego se formaron los clubes infantiles Defensores de Empalme, Argentina 78, Los Pumas, Tauro, 25 de Mayo, Vélez Sarsfield, Infantiles de Jesús, Cali; sería larguísima la lista de crack’s que pasaron por estos equipos. Recordamos entre otros a boxeadores como Pelusa Álvarez, Pedro Cristolfo, Miguel Silva, Aseguin, Machuca, Rodríguez, Castelli, Gatti, Florentín, Colombo, Mendoza, Gauna, Fernández y el campeonísimo Fidelito Folch, quien fuera campeón Rosarino profesional y llegó a pelear con Horacio Acaballo, campeón del mundo. Recordamos también a los Rodríguez en remo. A Bellini y Müller en ciclismo. Salerno, Mansilla, Isaías Molina, Cifuentes maratonistas. Abalos, Benítez, Mansilla, Mancini campeones argentinos de Tenis Criollo. Jorge Cahl, fue el primer jugador de rugby de Empalme que vistió la casaca de Caranchos, Sunini campeón mundial de taekwondo, Burgos en Básquet, Belanti en patín de carrera y Graciela Gazola deportista en silla de ruedas, campeona mundial de Básquet en Inglaterra, Canadá, Jamaica y Holanda, donde recibió el premio a la mejor basquetbolista del año. Agradecemos a los que forjaron el deporte en nuestro querido barrio, a quienes sembraron y abrieron un camino. PD.: Por olvido, por falta de información o por información perdida, pedimos disculpas la omisión de nombre importantes de nuestra historia. Por ello le pedimos que a través de nuestra página de Facebook Vecinal Empalme, nos hagan llegar nombres, fotografías e historias para realizar una segunda y tercer nota de la historia del deporte en nuestro barrio.

Omar Arias transpira boxeo

Omar Arias, nacido en Rosario, pura cepa de Empalme Graneros, 51 años, papá de cuatro hijos y abuelo de cuatro nietos, comparte con nosotros un recorrido de su vida como boxeador y entrenador lleno de recuerdos y esperanzas. ¿Cómo despierta en vos el Boxeo? Soy hijo del famoso herrero, El Cordobés, Tengo grabada en mi cabeza una pelea de Galíndez; yo estaba en un sillón que teníamos en mi casa, tendría unos 7 años, junto a todos los amigos de mi papá. Esa emoción que tuve, en aquel momento fue increíble, nunca más me la olvidaré, me marcó en el boxeo. ¿Cuándo comenzaste a entrenar? Al boxeo lo tomé muy enserio a los 17 años. Me dijo el turco Müller, “tenés condiciones, ponete las pilas”. Luego logré 31 pelea a nivel amateur. Nunca pude boxear como profesional, y cuando me estaba haciendo los estudios para boxear profesionalmente me salió una arritmia. Por consejo del cardiólogo no lo hice de manera profesional. Pero nunca me alejé del boxeo.

¿Cómo fue ese gran salto a ser entrenador de boxeo? En el año 1997 tenía 29 años, la situación económica estaba preocupante, desde esa época que trabajo en un establecimiento agrícola en San Lorenzo. Me levanto a las dos de la mañana, entro a las tres de la mañana y vuelvo al mediodía, descanso un rato y ya arranco a dar clases en La Biblioteca Empalme Norte, Génova 6100, lunes, martes y jueves de 18 hs a 21 hs. Y ahora comenzamos en el Gimnasio Atenas, Liniers entre Carrasco y French, donde hacemos un recreativo y si hubiera alguien que quisiera competir lo pasamos para entrenar más fuerte. El gimnasio es mi lugar, los chicos me esperan, me encargo de la técnica. La biblioteca Empalme Norte me cede el lugar donde me siento muy cómodo, gracias a eso podemos entrenar a muchos chicos. Lo bueno es que ellos están en un gimnasio y no en la calle, son tres horas en un mundo aparte. Chicos y grandes pasan a ser alumnos y se vivencia el compañerismo. Hablemos del boxeo femenino . . .

En el boxeo femenino, hacía falta alguien que se anime, una pionera, y creo que la Tigresa fue la que marcó el rumbo y muchas la siguieron después. Hoy en día vemos mujeres con un estilo increíble. Nosotros la tenemos a Milagros Silva, está con 15 peleas Amateurs, tiene 17 años, 53 kilos. Está en ascenso. La primera condición del boxeador es ser fanático al gimnasio, amar al deporte, como Milagros. Aprovecho esta charla para invitar a todos el próximo 15 de febrero en el Club Unión Argentina; allí será una nueva pelea, le tenemos fe y los esperamos a alentarla. Contanos tus días de entrenamiento en el gimnasio de la Biblioteca Empalme Norte . . . Entrenando hay 30 jóvenes y adultos. El gimnasio brinda muchas cosas que no la brindan nadie, el olor al guante y al aceite verde, los amigos y el entrenamiento juntos. En el boxeo si viene alguno malo, sino se hace bueno no viene más (se ríe), en el gimnasio hay compañerismo, se entrena y hay conducta. El boxeo tiene reglas que hay que respetar. Como entrenador me inicié hace 17 años, en el gimnasio de Sergio Cáceres, ayude a otro profesor como Alejandro Galván, se juntaron varios chicos y me pidió que lo ayude, el no pude seguir y continúe yo. Así comencé a enseñar. Algo más para contarnos…

No vivo de esto me levanto, como dije a las 2 de la mañana para ir a laburar…. con los pocos pesos que cobramos solo alcanza para comprar guantes, guanteletas y bolsas que cada vez están más caras. Quiero enseñar por sobre todas las cosas a ser buena gente y a tener conducta. Los años y mis alumnos me hacen seguir aprendiendo, no solo en el deporte sino en mi vida también. Nos vamos sin antes agradecer a Omar, solo un grande puede hacer una lectura de la vida como lo está haciendo él… muchos chicos algún día se lo agradecerán por tanto amor y pasión por lo que más le gusta hacer!

paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario