TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE

TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE

Con un presente tan errático cuesta soñar el futuro

La historia de la humanidad ha tenido siempre movimientos pendulares con etapas de revoluciones sociales, industriales y científicas, pero también períodos de guerras y destrucción con terribles pérdidas materiales y humanas que dejaron secuelas de retrocesos muy marcados por largos tiempos, pero siempre se ha vuelto a resurgir de las cenizas. Es como que perdemos el rumbo de los preceptos éticos y morales y son necesarios acontecimientos extraordinarios para poder volver a encarrilarnos; como si fuera necesario volver atrás para poder pegar un salto evolutivo. Fue precisamente a fin del año pasado que se desató una pandemia que se está llevando cientos de miles de vidas y una profunda crisis económica que continúan agudizándose e ignoramos hasta donde pueden llegar.

Tampoco sabemos cuándo podrá acabar. Cada país, provincia o distrito y municipio toma medidas diferentes en función de la no violación de las libertades individuales y el privilegio a la economía sobre la salud. Las presiones político mediáticas para reactivar la economía, el relajamiento de las medidas de prevención por prolongación en el tiempo de las mismas (únicas indicaciones que han demostrado efectividad) pero incomodan y dificultan el cumplimiento y la incredulidad y rebeldía de la juventud e incluso una dudosa solidaridad social llevan al fracaso relativo de las políticas preventivas y el consecuente aumento de número de casos que genera grandes miedos en la población vulnerable.

Todo esto nos lleva a la pérdida de certezas respecto al presente y peor aún al futuro. Como sucedió en todo el mundo la infección comunitaria fue inevitable y ya llego esta etapa en nuestro país, primero en los grandes conglomerados urbanos y progresivamente en los más pequeños. Esta SI es una CERTEZA y apenas el punto de partida para pensar con claridad y decidir cómo actuar dentro del escaso margen de posibilidades que disponemos. También es una certeza que quien se contagia es un enfermo y no un demonio que buscó esta situación tan difícil de superar pues debe hacer aislamiento efectivo, ya no solo distancia social. La actitud de los que permanecen sanos debe ser tratar de ayudar en todo lo posible, tomando todas las medidas de protección; así como la conducta frente a un caso de sospecha debe ser llamar al 08005556549 o al 107 que es la mejor y única manera de tener certeza y cobertura epidemiológica. La forma ideal de manejo epidemiológico es teniendo TODOS los casos informados, Entonces ante síntomas sospechosos primero llamar al 0800 y ellos deciden el resto.

La pandemia nos dio 4 meses de gracia para practicar y tener aprendido y automatizado todo lo que debemos hacer y sin alarmarnos. Comprender que al fin estamos en la fase más crítica que es el aumento geométrico de casos y algunos tendrán mal pronóstico; pero somos conscientes que a la vez significa el comienzo del decrecimiento y el inicio del camino hacia la normalidad Tendremos probablemente 2 meses con cifras que nos van a alarmar pero ya lo sabíamos y solo nos queda ahora sí cuidarnos al máximo porque ahora sí debería ser el último esfuerzo.

Porque el mundo debe seguir andando y ya lo vemos en el verano europeo en que se está conviviendo con el virus pues vino para quedarse y solo estará cubierta casi toda la población mundial cuando estemos todos inmunizados por la vacuna o contagio. Aceptar la realidad Mientras tanto seguiremos teniendo brotes pues más del 90% de la población mundial aún no se infectó. Por lo tanto es momento de mantener la mente fría; por un lado ACEPTANDO la realidad que NO es resignación ni deprimirnos o doblegarnos y abandonar los cuidados, pero no aceptarlo es NEGAR LO EVIDENTE. Así como las grandes civilizaciones han querido trascender en el tiempo legándonos obras faraónicas, hoy lo verdaderamente trascendente es tomar todos los recaudos posibles para salir de la pandemia lo más preservados posibles.

Hay una pregunta que desnuda la incertidumbre y es ¿Cuándo se termina todo esto? Para poder volver a los abrazos y besos , pero lo importante por ahora es DECIR “TE QUIERO”. Recordar que nuestro cuerpo es una máquina perfecta ya que está absolutamente demostrado por la evidencia científica que la actividad física estimula las defensas pero también mejora el aparato circulatorio y respiratorio que son los blancos preferidos del coronavirus y cuanto más intenso sea el ejercicio mayor el requerimiento de agua para estimular al aparato urinario a eliminar toxinas así como también aumentará la estimulación de hormonas y endorfinas que mejoran el humor, tan vapuleado TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE Con un presente tan errático cuesta soñar el futuro por el encierro, el cambio de hábitos, la incertidumbre y la perdida de estímulos afectivos.

También reforzar la actividad intelectual sensorial y sensitiva con lectura, comidas sanas utilizando hierbas con propiedades medicinales, disfrutar de la naturaleza y sus sonidos musicales así como aprovechar los medios virtuales. Volver a pensar proyectos, viajes y replanificar todo lo que venimos postergando. Hacer el máximo esfuerzo para dejar el cigarrillo porque aumenta la morbilidad más que el sedentarismo sumándole que no se puede fumar con barbijo.

Siempre se está a tiempo aunque cada aprendizaje sea lento e independiente de nuestras urgencias, pero nos hace mejores. Por último ante tanta incertidumbre les dejo una CERTEZA ABSOLUTA: esto va a pasar y debemos estar preparados con lo mejor que cada uno tenga y pueda para la reconstrucción.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros
paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario