Violencia y colectivos sociales

Toda conducta que lesione, física, psíquica o emocionalmente a cualquier ser viviente ya sea humano, animal e incluso vegetal constituye un acto violento. Múltiples son las formas de ejercerla, las causas, las consecuencias, como también las posibles medidas preventivas, que por la complejidad multicausal tampoco nos aseguran la erradicación de este gravísimo mal ni a nivel individual ni global. Generalmente se habla de la forma individual, pero es un mal muy arraigado en todas las sociedades, cuyos orígenes son ancestrales, porque el mundo ha vivido en permanentes guerras de dominación y sometimiento de los poderosos, donde las condiciones eran puestas por los vencedores y nadie se hacía un planteo ético o moral, con respecto al trato hacia los demás, simplemente se imitaba las conductas animales, con el agravante de que el ser humano aplicó sus capacidades diferenciales respecto a los animales y utilizó la inteligencia para ser más cruel y efectista. Con el correr de los milenios y en función del caos existente fueron apareciendo las religiones que vinieron para establecer reglas generales de convivencia y dar respuestas dogmáticas a los grandes temores hacia lo desconocido (que era mucho mayor que en la actualidad gracias a los avances de la ciencia y la tecnología; pese a lo cual continúa la humanidad con más preguntas que respuestas). Pero simultáneamente, éste poder, que el conocimiento otorgaba a las religiones también fue utilizado para la dominación los pueblos.

Pese a estos grandes saltos evolutivos como sociedad aún se consideraba normal la esclavitud, el racismo, y de la mano de las religiones, la sociedad patriarcal que de hecho y por la única razón de ser mujer la consideraba en un segundo plano respecto al hombre. Toda esta introducción viene a colación para explicar el momento evolutivo mundial y el porqué de los agrupamientos de los que han llegado a tener mayor compromiso con diversas causas para por Dr. Daniel Gurevich luchar por los derechos pertinentes, pero a la vez explica cómo se mezclan las temáticas dentro de estos Colectivos Sociales que han llegado a manejar un gran poder gracias a los medios de comunicación. Pero considero que necesitan tiempo para evaluar los riesgos que implican las condenas mediáticas y el daño que pueden ocasionar cuando acusan de antemano y sin considerar si van a poder probar lo que denuncian, porque exponen a las propias víctimas a futuras demandas legales por el daño moral ocasionado si la justicia falla en contra de las denuncias. Considero que es un gran adelanto evolutivo como sociedad que muchísima gente valorada y respetada públicamente adquiera compromisos de gran magnitud y puede augurar un país mucho mejor que el actual porque por fin empezamos a reaccionar ante el avasallamiento que estamos sufriendo como por ejemplo la inseguridad y el despojo económico.

Otra cuestión a analizar es que estos colectivos sociales han llegado a movilizar organismos internacionales han promovido demandas por discriminación y esto suena como una obligación a aceptar coercitivamente determinadas cuestiones en las que alguien puede no estar de acuerdo. Pese a considerar que el término violencia de género constituye una discriminación positiva y es imprescindible ocuparse seria y enérgicamente del maltrato a la mujer dado que el número de femicidios demuestra el grado de locura que vive la sociedad actual; la violencia es violencia sea quien sea la o las victimas y es un término que involucra infinitas formas de manifestarse y puede ser individual o grupal y practicada desde el ámbito privado o púbico e incluso institucional.

Los modos de practicar violencia son inimaginables y van desde el maltrato hasta modos sutiles como el destrato, el ninguneo o desestimando muestras de afecto. También lo son la burla o el bulling, el tono de voz o gestos hirientes y muchísimos más. Seguramente es éste un tema del cual hay escritos infinidad de libros y debemos consultarlos para poder hablar más autorizadamente. Para concluir quiero evocar una parte de la obra de un gran artista (Fito Páez) “Quién dijo que todo está perdido; yo vengo a ofrecer mi corazón.

Dr. Daniel Gurevich
Director del Centro de Médico
de la Vecinal Empalme Graneros
paseo empalme

Sé el primero en comentar

Dejanos un comentario